Conclusiones de un nuevo estudio con antiguos chimpancés mascota

Conclusiones de un nuevo estudio con antiguos chimpancés mascota

Tags : 

Es muy poco frecuente obtener datos del comportamiento de chimpancés con 17 años de diferencia. Pero aún es más raro obtener datos mientras los chimpancés viven en una casa de un particular.

Por eso, nuestro último estudio del comportamiento social de chimpancés «Evolución del comportamiento de antiguos chimpancés mascota, una década después de su llegada al Santuario MONA «, es portada de la Revista Internacional Animals*.

En nuestro caso hemos tenido la suerte que el antiguo propietario de Tom, Coco y Bea, permitió en el año 2004 a una estudiante, que hacía prácticas en el zoo de Barcelona, ir a observar a los tres chimpancés mientras aún vivían con él. Los datos quedaron en un cajón y ahora los hemos podido recuperar y compararlos con datos recogidos durante el año 2021 en la Fundación MONA.

Nuestro objetivo ha sido comprobar cómo Tom, Coco y Bea han evolucionado socialmente después de 17 años y de llevar 9 años conviviendo con otros chimpancés.

¿Seríamos capaces de acordarnos como nos relacionábamos en nuestro entorno social hace 17 años? ¿Hemos cambiado? ¿Discutíamos más? ¿Nos enfadábamos con más facilidad? ¿Éramos más cariñosos? ¿Hemos sido capaces de incorporar nuevas amistades? ¿Hemos cambiado los amigos de la infancia por otros con los que nos relacionamos más frecuentemente?

Se dice que con los años nos cuesta más hacer amigos. Pues bien, Tom, Coco y Bea han demostrado todo lo contrario. El grooming, ha pasado a ser la conducta social predominante en sus relaciones y no solo entre ellos, sino también con Víctor, Nico y Cheeta. Ésta última ha sido la más afortunada entrando en su círculo social. En general, los tres chimpancés a lo largo de todos estos años han mejorado su competencia social, el set de habilidades positivas que todos los seres sociales necesitamos para funcionar de forma constructiva en el grupo en el que vivimos.

También se dice que los amigos de la infancia los conservamos para siempre. ¿Pasa lo mismo con los chimpancés? Pues Coco, Tom y Bea así lo han demostrado. A lo largo de estos años han reforzado sus vínculos, relajándose en las instalaciones de MONA. Y nos han demostrado que su amistad perdura en el tiempo, aún y habiendo aumentado su círculo social. Siempre estarán unidos.

Y lo puedes comprobar en este emotivo video que captamos hace unas semanas. Son imágenes impactantes en las que se puede intuir la preocupación de Coco por su amiga.

Los resultados de este estudio del comportamiento social de chimpancés sugieren que el entorno del santuario, el grupo social y los cuidados por parte del equipo de MONA, han contribuido a mejorar su competencia como seres sociales y a aumentar su bienestar. ¡Objetivo conseguido!

 

¿Te interesa la primatología?

Fórmate con nosotros

Otros artículos publicados:

Últimos estudios para medir el bienestar de nuestros primates rescatados.

Evaluado por 1ªvez el repertorio de trastornos mentales en una especie no humana

chimpancé enseñando los dientes

Doce  años de estudio: Marcados de por vida, la otra cara de los chimpancés actores y mascotas.

Africa durmiendo

 

 

*Animals es una revista internacional, revisada por otros expertos en el tema,  y de acceso abierto, dedicada íntegramente a los animales, incluyendo la zoología y las ciencias veterinarias, y que se publica quincenalmente en línea por MDPI.

Buscar

Facebook

Sé parte de la solución para estos animales hoy