LA NUEVA VIDA DE ROMIE

LA NUEVA VIDA DE ROMIE

Se cree que ROMIE nació en libertad a finales de los años 70 en el continente africano y tras ser capturada por cazadores furtivos fue enviada a España de manera ilegal.
Siendo aún pequeña fue usada en Canarias por un fotógrafo para sacarle fotos con los turistas, para luego ser vendida al mismo entrenador de animales de Valencia que tenía muchos de los chimpancés que ahora se encuentran en nuestro centro de recuperación.Su vida ha sido la más dura de todos aquellos que se han rescatado en Mona, pues pasó de ser utilizada en un espectáculo para convertirse en el centro de un negocio mucho más lucrativo: la reproducción en cautividad. Aunque ha sido madre varias veces nunca ha podido disfrutar de sus hijos, porque recién nacidos se los quitaban para ser vendidos y entrenados para el entretenimiento humano. 
Romie llegó a MONA junto con Toni en agosto del 2001 y un año después, mientras éste era integrado al grupo de los machos, ella era asociada con los recién llegados Waty y Bongo que aún eran muy jóvenes y les era muy necesario tener una nueva madre. En aquel momento Bongo, con solo un año y medio, era el chimpancé más pequeño del centro y a quien todos prestábamos especial atención, pero fue Romie la que desde el principio se ganó su afecto y mostró que su relación a partir de entonces iba a ser literalmente la de madre e hijo. Aún hoy día Bongo está siempre pendiente de su madre adoptiva, especialmente en los momentos difíciles.En marzo del 2003 llegó Toto, el gran patriarca del grupo, condescendiente y tranquilo, y en diciembre del 2003 Juanito, un pequeño de apenas un año a quien Romie y todos los demás recibieron inicialmente con extrañeza, luego con curiosidad y después con mucho afecto. Juanito es ahora el rey del grupo, con madre, padre y hermanos nuevos. Finalmente, después de muchos años y sufrimientos y sin hijos propios a quien poder criar, Romie pudo reencontrarse con dos de sus hijos biológicos: Sara y Nico, que fueron rescatados y llevados a Mona en abril del 2004.En diciembre del 2004 la operación de cataratas que se le practicó no solo mejoró ostensiblemente su visión, sino que le permitió aumentar sus relaciones sociales y le ayudó a desenvolverse mejor en el espacio donde vivía. Paradójicamente este espacio había sido aumentado a mediados de ese mismo año cuando se consiguió dividir el recinto exterior para que su grupo, el de la familia, también pudiera salir y disfrutar del cielo abierto y de un gran terreno con vegetación y estructuras para trepar y jugar, pero Romie con su nueva visión, no se atrevió a salir en mucho tiempo. Lo hizo por primera y única vez en octubre de ese año y no lo volvió a intentar hasta la primavera del 2005. A partir de entonces cada día Romie es una de las primeras del grupo en salir a la instalación exterior.

Ahora Romie, con la tranquilidad y dulzura que la caracterizan, dando besos y caricias a todos los que se le acercan, tiene cinco hijos a quien cuidar y que le permiten reasumir su papel de madre.


Buscar

Últimas Noticias

Chimpancés

Bonobos

Los orangutanes

Los gorilas

Facebook

Sé parte de la solución para estos animales hoy